¡Ayuda por favor! Mi hijo no me hace caso.

0

Muchas madres se preguntan si estarán haciendo lo correcto al pegar, gritar o castigar duramente a sus hijos, o si será necesario medicarles para controlar su hiperactividad por el resto de sus vidas. La frustración de lidiar con niños distraídos e hiperactivos y muchas veces, hasta groseros y malcriados deja a los padres agotados y mentalmente drenados. Se ha documentado que un 35%delabuso físico de padres a hijos es la consecuencia de la frustración y el cansancio de no saber que más hacer para controlar a sus hijos.

Muchos padres fueron criados con la mano duradelcastigo e intentan repetir el mismo sistema de corrección con sus hijos. Este sistema usado con ellos no necesariamente funcionará con sus hijos por varias razones. Primero, es una generación diferente en un mundo diferente, lidiando con información y estímulos externos diferentes. Segundo, es nuestra responsabilidadcomopadres, y adultos entender el desarrollo infantil y las necesidades básicasdelniño, respetando su personalidad, individualidad, y temperamento. La solución no es castigar sino disciplinar. Cabe diferenciar que disciplina no es castigo. Castigo denota algo negativo mientras que disciplina indica que algo positivo se esperadelniño. Disciplina Positiva es un programa diseñado para enseñar a las personas a ser responsables, respetuosas y miembros recursivos dentro de su comunidad. Disciplina Positiva con métodos no punitivos; provee a los padres, maestros y otros líderes de comunidad herramientas que les permite desarrollar tanto en niñoscomoen adultos, habilidades significativas para desempeñarse efectivamente en la sociedad. Los métodos de éste programa están basados en:

* Transmitir el mensajedelamor y respeto, creando sentido de conexión y pertenencia.

* Ser firme y amable al mismo tiempo.

* Identificar las creencias detrásdelcomportamiento. Una disciplina efectiva es aquella que entiende las razones por las cuales los niños hacen lo que hacen y trabaja en cambiar esas creencias, en lugar de tratar simplemente el comportamiento.

* Aprovechar los errorescomooportunidades de aprendizajes.

* Enfocarse en soluciones: Involucrando al niño en la creación de ellas.

* Enseñarles habilidades interpersonales e intra-personalescomo: Autodisciplina, autocontrol, autoevaluación, cooperación, comunicación asertiva y empatía hacia los demás.

La Disciplina Positiva nos enseña los siguientes cinco criterios para que una disciplina sea efectiva:

1. Ayudar a los niños a tener un sentido de conexión. (Pertenencia y significado).

2. El adulto es siempre respetuoso y alentador. (Amable y firme al mismo tiempo.) ,

3. Es efectivo a largo plazo. (Considera lo que el niño está pensando, sintiendo, aprendiendo y decidiendo acerca de sí mismo y de su mundo y qué hacer en el futuro para sobrevivir o prosperar.)

4. Enseña importantes habilidades sociales y de vida. (Respeto, preocupación por los demás, solución de problemas y cooperación, asícomolas habilidades para contribuir en su hogar, su escuela o su comunidad.)

5. Invita a los niños a descubrir sus capacidades. (Alienta el uso constructivodelpoder personal y la autonomía.)

Cuando los adultos practican disciplina positiva con los niños, están promoviendo y motivando el desarrollo de relaciones respetuosas en las familias, escuelas, empresas y comunidad en general. Algo que es sumamente necesario hoy en día.

 

Yolanda Ramos, MA. MAS. CCLC,

Psicóloga Educacional

YVR Educational Institute

Centro de Preparación Para Carreras en Educación Temprana

201-393-0120

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *