FUNDAMENTOS DE “EL PAR BIOMAGNÉTICO”

0

DEL DR. ISAAC GOIZ DURAN SIMBIOSIS:

“El proceso evolutivo, no está determinado por la supervivencia de las especies más fuertes como lo había señalado Charles Darwin; a la luz de la microbióloga Linn Margullis, Universidad de Boston “es el cooperacionismo entre las diferentes estructuras unicelulares y pluricelulares los que dan lugar a la coevolución”.

“La nueva clase de célula” que apareció hace 2.200.000 años, sería la base de todas las plantas y animales multicelulares que existen en la actualidad, no han sido resultados de una mutación genética sino de una simbiosis.

La competencia en la cual el más fuerte gana ha recibido gran difusión, pero ciertos organismos supuestamente débiles han sobrevivido formando parte de entidades colectivas, mientras que los presuntamente fuertes, al no haber aprendido a coexistir en un ambiente de cooperación se han extinguido evolutivamente.

Hienrich Cremer médico alemán nos refiere en la actualidad que las mitocondrias fueron bacterias que se alojaron en la célula y que el mismo núcleo celular es un gran virus, y lo mismo aplica para otras estructuras celulares como los nucléolos, vacuolas etc.
Desde el punto de vista del Biomagnetismo, conceptualiza el “factor de asociación” de los microorganismos. Virus, hongos, bacterias y parásitos, cuyas poblaciones pueden superar o desbordar el sistema inmune encargado de defender el organismo.
Los virus que son básicamente información no poseen actividad biológica, no digieren, no excretan. Demanda de la simbiosis con una bacteria para tener viabilidad biológica.

Del mismo modo los hongos requieren de humedad, ambiente ácido, obscuridad y un virus que soporte su actividad.
Los parásitos por otro lado son los encargados de comer bacterias y tejidos necrosados. Todas estas son relaciones simbióticas que van a determinar las diferentes patologías, partiendo de los procesos inflamatorios a enfermedades crónico degenerativas en las cuales pueden aparecer daños de tejidos, órganos y sistemas.

El Biomagnetismo médico al impactar cargas magnéticas (imanes no electrificados) consigue en un tiempo relativamente breve, (que va a variar dependiendo de la cercanía o lejanía de la línea ecuatorial) corregir las distorsiones del pH (potencial de hidrogeno).
El pH, es clave en la recuperación de la salud, pues en un ambiente ligeramente alcalino equivalente al de la sangre, 7,365 pH, no hay patología. Tal como lo señalara Claude Bernard, biólogo, médico y fisiólogo francés, (1813-1878). “El equilibrio de los organismos superiores depende de su equilibrio interno”.
Dr. Jorge Mena F

Director Centro de Biomagnetismo Medicinal. EC.
Tel: (201) 653-6434 (347) 442-9238
0059 3 2 435 289 Quito

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *