Las Propiedades Anticancerígenas de la Cúrcuma

0

La Curcumina, derivada de la planta Cúrcuma Longa, es un condimento popular de la India llamado cúrcuma. No sólo la curcumina es responsable por el color oro de la cúrcuma, sino también por las propiedades curativas de este condimento natural (Senft et al., 2010). Está documentado en el sistema de medicina de la India, La Ayurveda, que los usos medicinales de la cúrcuma datan de hace más de 6,000 años. Hoy, algunos de sus usos incluyen la reducción del colesterol en la sangre, acelera la cura de las heridas y suprime los síntomas de la diabetes tipo II, la enfermedad de Alzheimer y de la esclerosis múltiple; éste es un agente antiinflamatorio y antioxidante (Aggarwal, Kumar y Bharti, 2003). Recientemente, los investigadores también han estado estudiando el potencial anticancerígena de la cúrcuma: éste puede ayudar a prevenir y a tratar el cáncer.

Como el ingrediente principal de curry, la cúrcuma ya es una parte de la dieta diaria de millones de gente, especialmente en la India. Curiosamente, los estudios epidemiológicos atribuyen la falta de cáncer de colon en la India al consumo alto de la cúrcuma en esa zona (Wilken, Veena, Wang y Srivatsan, 2011). ¿Esta correlación entre los altos niveles de la cúrcuma y los bajos casos de cáncer podría ser más que una coincidencia?

Los estudios sugieren que la cúrcuma puede tener de hecho un potencial contra el cáncer. Senft et al (2010), informó los efectos de la cúrcuma en gliomas malignos — un tipo de tumor que se origina en el cerebro o en la columna vertebral. Sus investigaciones indican que la cúrcuma interfiere con la vía de señalización del STAT3. El STAT3 desempeña un papel clave en la regulación de las vías en tumor génesis (la producción y la formación de tumores), incluyendo la progresión de la célula, la migración y la invasión.

Debido que la cúrcuma fue encontrada ser un inhibidor de la STAT3 -y de las gliomas parecen depender de la STAT3 activado — la cúrcuma puede ayudar a frenar la rápida reproducción y diseminación de las células de glioblastoma (GBM). El potencial de la cúrcuma como tratamiento de los gliomas malignos es evidente. Yoysungnoen, Wirachwong, Changtam, Suksamrarn y Patumraj (2008), se enfocaron en la cúrcuma y su papel en el tratamiento de otro tipo de tumor: carcinoma hepatocelular (HCC). Porque HCC apoya el crecimiento del tumor mediante préstamos de más vasos sanguíneos en el cuerpo, la administración de un medicamento o alimento que inhibe la angiogénesis, el proceso mediante el cual se forman nuevos vasos sanguíneos a partir de vasos preexistentes — es una forma ideal de tratamiento. A través de una comparación de la cúrcuma y tetrahydrocurcumin (THC) en ratones, su estudio encontró que tanto el THC y el cúrcuma poseen capacidades anti-angiogénesis y por lo tanto pueden ser capaces de tratar algunos tipos de cáncer.

Una ventaja de la cúrcuma sobre los tratamientos tradicionales del cáncer es su capacidad para dirigirse al tallo de las células de cáncer (CSC). Según Almanaa, Geusz y Jamasbi (2012). La cúrcuma elimina las células cancerosas; además, el CSC no es resistente a la cúrcuma — como lo son a la radiación de quimio-terapia. En contraste con algunos de los actuales medicamentos y tratamientos utilizados en la batalla contra el cáncer y para mejorar las tasas de supervivencia entre los pacientes de cáncer, como la radiación y la quimioterapia, esta sustancia natural es también no tóxica; es segura para el consumo humano. Datos informan que 6-8 g al día de cúrcuma fue utilizado y fue probado ser seguro en un estudio de cáncer de mama; el consumo de 100-200 mg/día de cúrcuma, también representó baja incidencia en varios tipos de cáncer (Senft et al., 2010). La evidencia que la cúrcuma es una alternativa natural a los tratamientos y a las medicinas tóxicas contra el cáncer son significativas y reconfortantes. En la búsqueda de algo que no es tóxico, que tenga pocos efectos secundarios, pero que es todavía muy eficaz en su capacidad de combatir el cáncer, es posible que lo tengamos, a través de esta sustancia amarilla de la cúrcuma, oro pulsado.

Redactado por Danielle Brown
Estudiante en Suny New Paltz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *