Los Beneficios del Té Verde

0

El té verde, derivado de la planta de Camelia Sinensis, se informa que tienen muchos beneficios para la salud.  Que se remonta al sigloXVII, el té verde es ahora una bebida popular en todo el mundo.

¿Quiénes son los bebedores más dedicados del té verde?

Europa, Asia, África del Norte y Estados Unidos encabezan la lista. Más de 9,1 billones  porciones de té verde fueron consumidos por los estadounidenses en 2011, según la Asociación de Té de los Estados Unidos. Esto es  un equivalente a 420 millones de galones, suficiente té verde para llenar piscinas mediana 21.000.  Debido a las propiedades de la hierba que promueven la salud, el té verde está llegando a ser la bebida de elección, una inteligente alternativa a otras bebidas como los refrescos, café y otros tés.

Polifenoles, sustancias químicas con propiedades antioxidantes, dan al té verde un sabor amargo y ventajas para la salud.  Los más abundantes taninos (una categoría menor en polifenoles) en el té verde es galato de epigalocatequina (EGCG), cuyas propiedades antitumorales han sido ampliamente investigados. El té verde tiene más polifenoles y otros compuestos, como EGCG, que otros tés debido a su proceso productivo único. A diferencia del té negro y el té oolong, el té verde se hace de hojas sin fermentar. Cuanto menos es la fermentación, más polifenoles son preservados. Con sus altos niveles de polifenoles, la capacidad antioxidante del té verde reina superiormente.

Únete a millones de bebedores que a diario toman té y toma una taza de té verde. Los resultados de muchos estudios han demostrado que hacerlo con frecuencia puede promover y mejorar su salud en una variedad de maneras:

1. Cáncer

Muchos estudios han investigado las propiedades anticancerígenas del té verde. La investigación ha encontrado que el té verde ayuda a prevenir contra la formación y el desarrollo de numerosos tipos de cáncer: hígado, pulmón, colon, páncreas, estómago, piel, cavidad bucal, esófago, intestino, vejiga, mama y próstata.

Después de comparar los datos de varios estudios en animales, Chung y YangXin (2010) informaron que  los polifenoles en el té verde, cuando se encuentran en altas concentraciones, suprimen la proliferación de las células de cáncer (crecimiento) promoviendo la apoptosis (muerte celular).  EGCG, en particular, impide la invasión celular (la migración de células que es en parte responsable de la progresión del cáncer), metástasis (la diseminación del cáncer) y angiogénesis (el proceso de nuevos vasos sanguíneos formándose de las ya existentes, lo que facilita el crecimiento del tumor).

2. Angiogénesis

El té verde puede ser un inhibidor natural de la angiogénesis. La supresión del crecimiento rápido de los vasos sanguíneos (angiogénesis) puede ayudar a prevenir el crecimiento del tumor, la artritis y la retinopatía diabética, como se indica por Lai, Chao, Chen y Yang (2004).

Los túmores secretan los factores de crecimiento, como el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), para inducir angiogénesis.  Kondo, Ohta, Igura, Hara y Kaji (2002) llegaron a la conclusión de que las catequinas del té, específicamente EGCG, disminuyen la eficacia de la unión de VEGF a sus receptores. Cuando se prueban en las células endoteliales de la vena umbilical humana, EGCG inhibe la creación de nuevos vasos sanguíneos que promueven el crecimiento del tumor al interferir con la unión del receptor al VEGF.

Lai, Chan, Chen y Yang (2004) revelan que EGCG también suprime la actividad de Ets-1, c-Fos y c-Jun y por lo tanto inhibe la morfogénesis de células endoteliales (CE), o la diferenciación.  En comparación con la rata no tratada con la EGCG aórtica y la vena umbilical humana endotelial que crecen en las células del gel de colágeno, los grupos tratados con el EGCG tenían niveles más bajos de los tres factores de transcripción antes mencionados. Debido a que a un paso del principio de la angiogénesis parece ser un aumento de la actividad en un ECs, las altas concentraciones de catequinas del té verde, EGCG, puede resultar valioso en su capacidad para prevenir la angiogénesis excesiva.

3. Autoinmunidad

Wu, Wang, Pae y Meydani (2012) exploraron la utilidad potencial de té verde en la protección contra las enfermedades autoinmunes.  Haciendo referencia a un estudio anterior, los autores divulgan en su hallazgo que la capacidad de EGCG para impedir la proliferación de células T (crecimiento) y la producción de IFN-c indica que puede suprimir la respuesta deTh1; esta supresión puede ser eficaz para las enfermedades autoinmunes que están mediada por las células T.  Estudios en animales también han proporcionado evidencia de que EGCG mejora los síntomas de enfermedades autoinmunes en los animales modelos.

4. Cardiovascular

Lenore Arab, un epidemiólogo de la Universidad de California en Los Angeles,  observó una fuerte correlación entre el consumo de té y el riesgo del accidente cerebrovascular. Tras comparar diez estudios que analizaron a casi 200,000 personas de regiones que van desde Australia a los Estados Unidos, Arab llegó a la conclusión de que los individuos tenían un 21 por ciento menor riesgo de sufrir un derrame cerebral  si bebían al menos tres tazas de té diarias en comparación con menos de una taza (como se cita en Schardt, 2011).

En los estudios con animales también encontraron que los polifenoles en el té verde proporcionan a los animales con mayor defensa contra los daños causados por los derrames cerebrales.  Lee, Bae y Lee (2004) alimentaron jerbos con EGCG. Los animales de laboratorio, que recibieron EGCG incurrieron  menos daño cerebral después de haber tenido un accidente cerebrovascular.

5. Colesterol alto

Las investigaciones indican que el té verde puede ayudar a reducir total el colesterol y elevar los niveles de colesterol bueno, conocido como HDL.  Al aumentar los niveles del teaflavina del té verde, los efectos reductores del colesterol del té verde parecen aumentar también.

Como se informó en un estudio de Brown (2004), el extracto del té verde enriquecido con teaflavin puede ayudar a reducir el colesterol al disminuir la cantidad de C-LDL en el cuerpo.  LDL trae colesterol en el torrente sanguíneo, que puede provocar la acumulación de placa y obstrucción de la arteria posterior, aumentando su riesgo de enfermedades cardiovasculares, tales como ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.  En comparación con los hombres y las mujeres que recibieron el placebo, los participantes en el grupo de té verde enriquecido con teaflavin tuvieron una disminución de 16.4 por ciento en sus niveles de LDL-C al final de un período de 12 semanas.

El estudio también mostró un aumento de colesterol “bueno”, HDL,  por el consumo del té verde enriquecido con teaflavin.  Después de 12 semanas, el HDL aumentó en 2.3 por ciento.  En contraste con los niveles de LDL, HDL lleva el colesterol de las arterias al hígado, ayudando a eliminarlo del cuerpo y por lo tanto reducir el colesterol.

Colesterol bajo es importante en la prevención de la muerte por enfermedad cardiovascular.

6. Hipertensión (presión alta)

Recientes estudios apoyan el uso de los antiguos chinos del té verde como hierba medicinal para la hipertensión arterial. Yang et al., (2004) informó que las personas que consumen té verde habitualmente corren un riesgo significativamente menor de desarrollar hipertensión. En un estudio de 1507 hombres y mujeres taiwanés en riesgo, se encontró que el riesgo de desarrollar hipertensión disminuía un 46 por ciento si se consumía 599 120 ml/d de té verde. Cuando la cantidad de té verde se incrementó a más de 600 ml/d, el riesgo de hipertensión cayó a 65%.

7. Pérdida de peso

En un estudio en animales, Lu, Zhu, Shen y Gao (2012) encontraron que los polifenoles en el té verde ayudó a descomponer los lípidos (grasas) por la energía, suprimió el apetito y disminuyó la absorción de los nutrientes, todos los cuales son útiles en la lucha contra la grasa.

8. Metabolismo

La investigación sugiere que la combinación de cafeína y el té verde tienen un efecto de aumentar el metabolismo.  Mario Feruzzi, un investigador de la Universidad de Purdue en Indiana, señaló que los individuos que tomaron cafeína y EGCG, en comparación con los individuos que toman sólo cafeína o placebo, experimentaron un aumento en energía — aunque sea sólo por un corto período de tiempo (como se cita en Schardt, 2011).

Un metabolismo más rápido también puede ayudar a adelgazar.

9. Diabetes

El té verde puede tanto prevenir y retrasar la progresión de la diabetes.  Personas con diabetes tipo 1 tienen cuerpos que producen poca o ninguna insulina. Porque la insulina es responsable de convertir la glucosa en energía, la capacidad de regulación de la glucosa de los polifenoles del té verde puede ayudar a los diabéticos.

Saby, Smitha y Ramadasan (2002) discuten cómo los polifenoles del té verde aumentan la tolerancia a la glucosa en ratas normales y reducen los niveles de glucosa en ratas diabéticas; después de 15 días de recibir el extracto, las ratas diabéticas tuvieron una reducción de 29 y 44 por ciento en los niveles de glucosa elevados.

10. Enfermedad del hígado

Un estudio publicado en el Journal of Nutrition, encontró que los ratones obesos y ratones delgados que fueron alimentados con extracto de té verde por un período de seis semanas habían disminuido la absorción de la grasa en el hígado y un metabolismo alterado de la grasa hepática.  No sólo hicieron que los ratones que recibieron el suplemento pesaran menos de los que recibieron el placebo (23-25 por ciento menos en los ratones obesos, 11-20 por ciento menos de los ratones delgados), pero también tenían significativamente menos daños en el hígado, según lo medido por las enzimas en la sangre. El estudio sugiere que el té verde puede ayudar a proteger el hígado de la enfermedad del hígado graso (como se cita en “El Té Verde Combate el Hígado Graso”).

Otro estudio en Química biológica (2002), informó que el té verde protege contra los daños del alcohol en el hígado. Las ratas alimentadas con extracción de té verde y una dieta líquida de alto contenido de grasa conteniendo alcohol, sufrió menos la muerte de tejido inducida por el alcohol, casi no acumulación aducto de proteína  y tenía menores niveles de proteína, TNFalpha en el hígado, lo que causa la inflamación… Los polifenoles antioxidantes son citados como la razón de este resultado (como se cita en “El Té Verde Protege Contra el Alcohol–Lesión HepáticaI Inducida”).

11. Osteoporosis

El consumo de té verde puede ayudar a prevenir la osteoporosis (pérdida de la masa ósea relacionada con la edad) y reducir el riesgo de fracturas  relacionadas con la osteoporosis. Un estudio en animales realizado por Shen, Wang, Guerrieri, Yeh y Wang (2008) — que mejor pudo eliminar las variables con factores de confusión presentes en los ensayos en humanos, investigó el efecto de los polifenoles del té verde (GTPs) en la masa ósea (BM) de mujeres vírgenes, 14 meses de edad y ratas hembras. Estas ratas fueron los modelos más adecuados de las mujeres post-menopáusicas, un grupo de individuos con alto riesgo de osteoporosis.  Debido a la observación del efecto del hueso con conservación  de GTP en las ratas, los autores concluyeron que el té verde puede proporcionar las siguientes ventajas de prevención de la osteoporosis: mejorar la densidad mineral ósea, así como apoyo osteoblástica (formación ósea) y suprimir las actividades osteoclástica (elimina tejido de hueso), protegiendo así contra la osteoporosis (Shen et al., 2009; Shen, Yeh, Cao, Chyu y Wang, 2011).

12. Inflamación

Los Polifonoles del té verde tienen capacidades antioxidantes y antiinflamatorias. Según el Centro Médico de la Universidad de Delaware (2011), el papel que desempeña el té verde en la reducción de la inflamación puede ser beneficioso para la enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa (dos tipos de enfermedad inflamatoria intestinal) así como de los enfermos de artritis.

Singh, Akhtar y Haqqi (2010) informaron que el EGCG del té verde puede ayudar a prevenir la descomposición de la inflamación y el cartílago en enfermos de artritis, porque inhibe las vías de transducción de señal importante y las actividades enzimáticas.

13. Memoria

Una conexión entre el consumo de té verde y el deterioro de la memoria podría tener implicaciones significantes para los pacientes con daño cerebral y enfermedades como el Alzheimer. Accidente cerebrovascular Isquémico, también puede causar daño cerebral en los seres humanos. Wu (2012) encontró que el EGCG encontrado en el té verde mejora el aprendizaje y el déficit de la memoria en ratas con isquémicas cerebrales. La exposición prolongada a EGCG resultó en un aumento del hipocampo y la corteza cerebral (áreas del cerebro relacionadas con la codificación  de la memoria, respectivamente) actividad.

14. Otros beneficios

Según el centro médico de la Universidad de Delaware (2011), otras ventajas potenciales de la salud

de beber té verde son: (1) previene las caries en los dientes; (2) trata las verrugas genitales; y (3) protege contra los síntomas del resfriado y la gripe.

Aunque las mayores concentraciones de polifenoles y EGCG que el encontrado en una taza de té verde eran típicamente necesarias para un efecto significativo de la salud, beber té verde sigue siendo una manera fácil y natural para hacer la dieta más saludable.  Según el Centro Médico de la Universidad de Delaware (2011), una taza normal de té verde  contienen 50-150 mg de polifenoles  promotoras de la salud.  Disfrute del té verde como una bebida caliente o una bebida helada, o añadir suplemento de extracto del té verde (normalmente se vende en forma de cápsula) para polifenoles más concentrados del extracto del té verde.

Redactado por Danielle Brown
Estudiante en Suny New Paltz
Traducido por Maria Meece

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *