Plantas medicinales para el aparato digestivo

0

Casi todas las plantas medicinales, ejercen algún tipo de efecto sobre el aparato digestivo.  Estas plantas facilitan la digestión, mediante 2 acciones fundamentales.  Activan las ondas peristálticas que hacen progresar el quimo (es el Contenido Intestinal) mediante contracciones del conducto digestivo.  Aumentan la secreción de jugos digestivos por parte del estómago, intestino y páncreas, su ausencia enlentecen la digestión.

Existe una gran cantidad de plantas medicinales que ayudan al aparato digestivo pero vamos a considerar tres que considero que dan un gran aporte digestivo: hinojo, manzanilla, jengibre.

HINOJO: Pertenece  a la familia de las Umbelíferas, mide de 80 a 140 cm de altura. Se usan las semillas y en inglés se le llama fennel.

En el medio Oriente se le uso desde tiempos remotos y los antiguos egipcios ya lo usaban para corregir sus malas digestiones.  Toda la planta, pero especialmente las semillas contienen una esencia rica en anetol, estragol e hidrocarburos terpénicos.

Sus principales propiedades y aplicaciones son:

Carminativo– Facilita la expulsión de gases intestinales y nos ayuda a incrementar los movimientos peristálticos del intestino, también es laxativo.

Digestivo– Facilita la digestión y a desocupar  el estómago, es muy eficaz para tratar la pesadez del estómago, las digestiones lentas y el exceso de gases en el estómago  o eructos.

Lo podemos usar en:

Infusión- Una cucharadita de semillas por cada taza de agua, tomar 3 a 4 tazas diarias después de las comidas.

Esencia- 1 a 3 gotas, 2 a 3 veces al día, no se debe sobrepasar esta dosis pues su exceso puede provocar convulsiones.

MANZANILLA- Pertenece a la familia de las Compuestas, puede alcanzar de 20 a 50 cm. de altura.  Su olor es característico y su sabor es amargo, se utilizan los capítulos o cabezuelas florales. En inglés es conocida  como chamomile.  Es mundialmente conocida  en forma de té, muchos médicos la emplean para iniciar la alimentación después de una operación.  El principio activo más importante de la manzanilla es su esencia que posee un componente antiinflamatorio (camazuleno) y otro sedante (bisabolol).  Además contiene flavonoides y cumarinas.

Entre sus propiedades tenemos:

Sedante y antiespasmódico– Es muy útil contra los espasmos del estómago e intestino debido a nerviosismo o ansiedad, también se usa para cólicos biliares.

Tónico intestinal y carminativo –Estimula la motilidad del tubo digestivo.

Eupéptica– Ayuda en los empachos o digestiones pesadas, alivia las náuseas,  vómitos y estimula el apetito.

La usamos en forma de infusión de 5 a 10 gramos de la cabezuelas florales por litro de agua (equivalente a 5-6 cabezuelas por taza) tomarse de 3 a 6 tazas diarias, bien caliente.

Jengibre– Pertenece a la familia de las Zingiberáceas, alcanza una altura  hasta de 1.3 metros  es muy aromático y la parte que se usa es el rizoma (tallos subterráneos); en inglés se le llama ginger.  Discórides lo recomendaba en la antigüedad a los de estómago debilitado.  El rizoma contiene un aceite esencial con diversos derivados terpénicos, responsables de su acción digestiva y carminativa (impide formación de gases en el aparato digestivo), se recomienda en casos de inapetencia y de digestiones pesadas y flatulentas.

Lo usamos como:

Condimento en pequeñas cantidades para platos crudos y cocinados.

Infusión– 2 gramos de rizoma triturada en ½ litro de agua, tomar una taza después de cada comida. No sobrepasar esta dosis; En altas dosis produce gastritis, las personas que tienen úlceras no lo deben tomar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *