Plantas medicinales para el aparato urinario

0

Casi todas las plantas medicinales actúan sobre el riñón, produciendo un aumento de la cantidad de orina.  Al aumentar el volumen de la orina, las plantas facilitan la función eliminatoria de desecho que llevan a cabo los riñones.  Por la orina se elimina el ácido úrico y la urea que son sustancias muy tóxicas que producen nuestro organismo.

También nos ayudan a disolver las sales minerales y así evitar que se formen los cálculos renales.

Algunas plantas poseen propiedades antisépticas o antibióticas y pueden combatir en forma muy efectiva, las infecciones del aparato urinario, desde los riñones hasta la uretra.

Entre las plantas que vamos a recomendar he escogido estas tres: Buchú, Enebro y Zarzaparrilla.

Buchu– Pertenece a la familia de las Rutáceas y alcanza los 2 metros de altura.  Su planta desprende una aroma muy peculiar (una mezcla de menta y romero).  Las partes que se usan son las hojas.  Sus excelentes virtudes para combatir las inflamaciones de los órganos urinarios, han hecho que el buchú se extienda por todo el mundo.

Las hojas del buchú contienen un aceite esencial (disosfenol) que actúa como diurético, antiséptico urinario, y como antiinflamatorio de los órganos genitourinarios, especialmente de la vejiga y de la próstata.

Esta planta es indicada en los siguientes casos:

Pielonefritis (inflamación de la pelvis renal y del riñón).

Cistitis (inflamación de la vejiga) alivia el escozor y el dolor producido al orinar.

Uretritis (inflamación de la uretra) sea o no sea de origen venéreo (blenorragia).

Lo vamos a preparar en:

Infusión– 50 gramos de hojas por litro de agua, ingerir 3 tazas al día.

Lavados uretrales– Preparar una infusión, esperar que se enfrié y hacerse un lavado de la uretra para aliviar la uretritis.

Enebro– Es un arbusto que pertenece a la familia de las Cupresáceas y puede alcanzar de 1 a 3 metros de altura; las partes que se usan son sus frutos que son una bolitas de color azul o negro, de sabor dulce y resinoso. En inglés es conocido como Juniper.  Los frutos tienen un aceite esencial rico en terpenos.  Contienen además glucosa, resina, ácidos orgánicos y juniprina.  Su mayor aporte al aparato urinario es que es altamente diurético, debido a que el aceite esencial del enebro tienen el efecto de aumentar la filtración glomerular en los riñones y con ello la producción de orina. Se debe tener cuidado de administrar dosis adecuada, pues altas dosis pueden producir nefritis.  También ayuda en caso que exista edema por acumulación de líquido en el cuerpo por insuficiencia cardiaca y también ayuda a eliminar el ácido úrico.

Su forma de preparación y empleo es la siguiente:

Tragar las enebrinas maduras como si fueran píldoras, en número de 6 después de cada comida, 3 veces al día.

Infusión– 30 gramos de enebrinas por litro de agua tomar diariamente hasta 3 tazas.

Esencia– Ingerir 2 gotas, tres veces al día.

Zarzaparrilla: Es un subarbusto espinoso, pertenece a la familia de las Liliáceas, trepa a los árboles de hasta 40 mt de altura. Las partes  que se usan son las rizomas y la raíz. En inglés se le conoce como sarsaparilla.  Se le conoce desde tiempos muy antiguos, los españoles llamaron zarzaparrilla a varias especies americanas del género surelax, fue muy popular por esos tiempos, porque se le atribuían efectos curativos  sobre la sífilis, que luego se demostraron que eran infundadas.  Contiene glucósidos soponínicos, resina y aceite esencial, favorecen la eliminación de urea, ácido úrico y de otros residuos orgánicos.

La vamos a usar para aliviar las enfermedades de los riñones tales como: Cálculos renales, nefritis, insuficiencia renal.

La podemos a usar en forma de infusión, usando 30 a 40 gramos de rizoma o raíz triturada en 1 litro de agua; consumir de 3 a 5 tazas diarias antes de las comidas.  No tomar dosis altas puede producir náuseas y vómitos.  No consumir las bayas de esta planta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *