Plantas Medicinales Para Las Infecciones

1

Son plantas que contribuyen a aliviar enfermedades que afectan no a un aparato o sistema del organismo, si no a todo su conjunto.

Su aporte a la curación de las enfermedades infecciosas es por medio de tres  mecanismos:

Acción antibiótica– No son rápidos como los antibióticos convencionales, pero no son tóxicos.

Acción depurativa- Las plantas facilitan la eliminación a través del riñón, de la piel y del hígado.

Acción inmunoestimulante– Hay plantas medicinales que estimulan el sistema inmunológico, que es el responsable de la producción de defensas contra las infecciones.

En la lucha contra la infección, las plantas actúan ante todo sobre el “terreno” orgánico, poniéndolo en las mejores condiciones para hacer frente por sí mismo en contra de los gérmenes.

He escogido 3 plantas que son de suma importancia para el tratamiento de las infecciones:

Borraja (Borage), equinacea (Echinacea) y Saúco (Elder).

Borraja– Es una planta herbácea de la familia de las Boragináceas, puede alcanzar de 30 a 70 cm de altura. Se usa medicinalmente las hojas, flores y el aceite de sus semillas.

Sus flores tienen una marcada propiedad sudorífica. Toda la planta contiene abundantes sales minerales, como nitrato potásico, así como cálcicas y silícicas, también posee mucílagos y flavonoides.

Sus propiedades más destacadas son:

Sudorífica (especialmente las flores), es muy útil en enfermedades infecciosas y febriles tales como sarampión, varicela, escarlatina, etc. también es recomendable en resfriados, gripes y bronquitis agudas, debido a que tienen una acción expectorante.

Diurética– Aumenta la producción de orina y por consiguiente la eliminación de urea, ácido úrico y otras sustancias de desecho.

Es un excelente depurativo de la sangre.

Emoliente y antiinflamatoria, debido a su contenido en mucílagos y también en prostaglandinas, la podemos aplicar también externamente en forma de cataplasma.

Por su parte el aceite de semillas tiene propiedades: Hipolipemiante (desciende el colesterol sanguíneo) y regulador hormonal, también normaliza los trastornos menstruales.

Su preparación y empleo es el siguiente:

Uso Interno:

Infusión de 30 a 40 gr de flores y/o hojas por litro de agua, filtrarla y endulzarla con miel si desea, se toma de 3 a 5 tazas diarias.

Jugo fresco– Se hace de las hojas antes de la floración, triturado o licuado, se debe tomar en ayunas y recién preparado.

Aceite de semillas puede ser por suplementos en forma de perlas o cápsulas, tomar 75 a 150 mg, 3 veces al día.

Uso externo:

Cataplasmas, con hojas machacadas que se aplica sobre partes afectadas, las hojas pueden estar crudas o bien hervidas.

Equinacea– Pertenece a la familia de las Compuestas, sus tallos pueden alcanzar hasta 1 mt de altura, la parte que se usa es la raíz y en inglés se le llama echinacea.

Es la más conocida como antibiótico natural y hoy en día forma parte de diversos preparados farmacéuticos y es una de las plantas a la que más estudios científicos se le han realizado.

Se le ha encontrado numerosas sustancias activas que la podemos agrupar de la siguiente manera.

Aceite esencial – Responsable del aumento de las defensas.

Equinacósido – Efecto antibiótico, especialmente sobre el estafilococo dorado.

Poliacetilenos– Efecto bactericida y fungicida (destruye bacterias y hongos).

Inhibidor de la hialuronidasa – Al hacer esto detiene la difusión de los gérmenes por los tejidos.

Contiene resinas, inulina y vitamina C.

Preparación y Empleo:

Uso Interno:

Decocción de 30 a 50 gr de la raíz triturada por litro de agua, tomar de 3 a 5 tazas diarias.

Preparados farmacéuticos– Puede ser en extracto fluido, tintura, cápsulas, etc.

Tomarla de acuerdo a las indicaciones del producto.

Uso Externo:

Compresas, con la misma decocción que tomamos.

Lociones, con el líquido de la decocción.

Preparados farmacéuticos, pomadas, cremas, gels u otros.

Sauco: Pertenece a la familia de las Caprifoliáceas, arbusto que mide entre 2 y 4 mt de altura, en inglés se le conoce como Elder. El aroma de sus hojas no son agradables, las partes utilizadas del saúco son las flores, los frutos y la segunda corteza del tronco y ramas.

Las flores son la parte más usadas del saúco en fitoterapia, contiene sales minerales (nitrato potásico), glucósidos, flavonoides (rutina y quercitina) y ácidos orgánicos que le dan unas propiedades especiales: Sudoríficas, diuréticas, depurativas y antiinflamatorias.

Las flores de sauco son muy efectivas para los estados febriles especialmente en:

Catarros, resfriados y gripes.

Enfermedades eruptivas infantiles (sarampión, rubeola y escarlatina).

Afecciones de la garganta (faringitis, estomatitis y amigdalitis).

Afecciones cutáneas (furúnculos, eccemas, acné).

Conjuntivitis (lavados oculares o compresas).

Preparación y empleo:

Uso Interno:

Infusión de flores – 20 a 30 gr por litro de agua se ingiere cada día de 3 a 5 tazas calientes.

Infusión de hojas – 10 a 15 gr por litro de agua se toma de 3 a 5 tazas diarias.

Decocción – de 70 a 100 gr de segunda corteza (liber) por litro de agua, tomar 3 tazas diarias.

Los frutos se consumen frescos, preparar un licuado (jugo) una parte y combinarlo con 2 partes de miel, hervirlo hasta que alcance consistencia, como un jarabe. Tomar de 3 a 6 cucharadas diarias.

 Uso Externo:

Compresas – Se empapa una toalla en una infusión de flores concentradas (50-60 gr por litro de agua).

Lavados cutáneos – lavarse en la zona afectada.

Lavados oculares – lavados de los ojos con una infusión concentrada.

Enjuagues bucales o gárgaras en la garganta con una infusión de flores.

One Comment

  1. Muy buena selección de plantas, especialmente en estos dias con un tiempo tan variable, de frío-calor, viento, ideales para prevenir gripes y resfriados.
    Información más que útil.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *