Salud y Emociones

0

La celebración de las Fiestas de Navidad y Año Nuevo, son una gran ocasión para reunir a las familias, amigos, colegas. Bien podríamos señalar que estos encuentros son una gran oportunidad para afianzar nuestras relaciones, pero también por otro lado medir nuestra tolerancia, respeto a acontecimientos que durante el año o tiempo pasado podrían haber causado, enojo, ira, angustia, miedo, resentimiento, alegría, tristeza, paz.

En no pocos momentos de nuestra vida las emociones nos desbordan y afectan nuestra salud, física, emocional y mental.

La vida en sí mismo es un gran viaje y aventura, llena de situaciones y momentos agradables, difíciles, retos, sueños, anhelos, etc. Digo a mis pacientes;

“Qué haces cuando asistes a una fiesta?” Te pones tu mejor vestido, te arreglas, y vas con la mejor disposición a compartir, conversar, bailar, no te vas a un rincón a llorar y deprimirte o lamentarte por esto o aquello.

Del mismo modo si pensamos que la vida es una fiesta, ésta no albergaría espacio para la depresión, tristeza, angustia.

No estamos negando la existencia de estas emociones que son parte de la vida y que en cierto momento son necesarias porque nos ayudan a crecer a madurar a contrastar entre la sensación de malestar que nos aqueja por bienestar, como base y viabilidad a nuestros proyectos personales.

Pero bien cómo empezamos esta tarea? En este convulsionado mundo, en donde todo va a gran velocidad y apenas tenemos tiempo para pensar, reflexionar, para reencontrarnos con nosotros mismos?

Y efectivamente este es el primer paso, el primer pensamiento y emoción no debe partir de la sensación interna de abandono, porque no estamos solos; no de tristeza, porque la opción de generar momentos de alegría si son posibles; no de miedo y zozobra porque igualmente podríamos analizar, buscar soluciones posibles acudiendo a nuestra imaginación y fuerza de voluntad.

Busque momentos de calidad para usted mismo, no huya de enfrentarse a sí mismo. Mírese al espejo, dialogue con él, dile hola como estas?, como te va? Acéptese, respétese, perdónese, ámese.

En mi caso, cada mañana dialogo con mi otro yo, le miro a los ojos y dirijo el mensaje a cada una de mis trescientas trillones de células, “Chicas vamos a luchar, a sanar a curar a mis pacientes¡¡”.

Fisiológicamente el cerebro genera endorfinas, substancias que nos dan la sensación de felicidad, porque cuando el espejo sonríe, usted sonríe.

Con este pequeño ejercicio he visto en mi praxis, en este encuentro consigo mismos, sorpresa, llanto, desamor, desentendimiento, alejamiento, desconocimiento, no aceptación. Como se pueden imaginar el cerebro va a producir substancias que van a incrementar estas sensaciones. Espero que esta manera sencilla la pueda utilizar

Sabían ustedes que el primer matrimonio para una relación exitosa es con uno mismo? Si usted consigue una buena relación con usted mismo, no dude que su relación con el entorno también va a ser buena.

Deseo a ustedes lectores un Feliz Año 2014 y mi invitación a la reflexión, reconciliación y búsqueda de la paz interior y exterior las cuales no tienen precio, no están a la venta, las generamos a diario con nuestras emociones, pensamientos y actos, pero sobre todo con nuestra propia conciencia que es la que debe guiar nuestros pasos.

Dr. Jorge Mena F.

Director Centro de Biomagnetismo Medicinal. EC.

Telf. 347 442 92 38 N.Y. – 201-653-6434 – 0059 3 2 435 289 Quito.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *